Un cuento Triste


Una tarde me contó que su padre bebía. Me contó que su padre bebía cuando él era un niño. 
Bebía para olvidar las penas y a veces olvidaba que tenía un hijo.




Los sábados, pasado el divorcio, su madre lo duchaba y lo vestía con sus prendas más bonitas. 



Siempre un jersey azul. Su color favorito era el azul. Aún a veces se viste de azul. Le echaba un chorro de colonia en el pelo y lo peinaba como a un niño serio, como un príncipe pequeño.





A la hora de la merienda iban juntos al parque y esperaban al padre. Él bien peinado, vestido de azul. Después de la hora de la merienda llega la hora de la cena. 






Él y su madre en el parque. No había rastro del padre. No había padres en el parque. Sólo madres e hijos que pasada la hora de la cena se volvían solos a casa, sin hambre y sin padres. Tristes, bien peinados y azules. 



Se metían juntos en la cama y juntos leían susurrando un cuento. Un cuento para olvidar, pero todos los cuentos les parecían demasiado tristes esos días y entonces cerraban las tapas duras del libro infantil, repleta de dibujos tiernos, lo empujaban con cuidado debajo de la cama y cerraban los ojos.




 Sólo entonces, una vez ya se habían rendido, se permitían el lujo de despeinarse.



Comentarios

Entradas populares de este blog

La obra de Maurits Cornelis Escher ha interesado a muchos matemáticos.