Obras del Artista Modesto Roldán




Pulsar imagen para ver completa







"Yo fui a esa edad un precoz y astuto “voyeur”, siempre al acecho de estas sorprendentes y maravillosas escenas.
El hecho de que yo intuyese  que algunas de ellas no eran tan fortuitas no hacía  sino añadir picante a la situación, en la cual y para colmo  de mi dicha, pasaba fugazmente del estado de contemplación al de la ensoñación. Y esos momentos fueron tan gratos que afortunadamente persisten en la memoria hasta los últimos días de nuestras vidas.
Estamos  hechos  con el mismo material con que se fabrican nuestros sueños. Lo dijo un gran poeta  especialista en sueños. No invento nada.
He aquí las fuentes del narrador. Las otras, las que posibilitan la realización son aleatorias, dependen del azar y de la necesidad.
Huido de España, donde se me negaba un pasaporte, y después de muchos avatares entre ellos el paso por una cárcel en Brasil y otra en Santa Cruz de Tenerife de la que salí  con vida milagrosamente, llegué a París viniendo de Tánger.
Francia en general, y Paris muy particularmente, fueron para mí y siguen siéndolo, mi patria mas amada. Aquella cultura, aquella gente coincidía exactamente con mis deseos. Para un joven de poco mas de 20 años que había leído, en traducciones, buena parte de los clásicos franceses, entre ellos Víctor Hugo, Alexandre Dumas, Zola, Maupassant, Flaubert etc, aquello era el mundo soñado desde las tinieblas del nacional-catolicismo que en aquellos tiempos asfixiaba España.
           Yo, entonces no tenía ninguna vocación de pintor. Mi sueño era escribir. Yo consideraba,  y sigo considerando  la literatura como la función mas noble y alta del ser humano. Pero el libre albedrío no existe, es una falsa creencia mas como tantas otras, intenté el mundo de la pintura, los iconos que había que pergueñar como el alfarero fabrica sus ánforas. Si lo he conseguido o no, ustedes dirán. Yo solo intento  rodear de materia mis fantasmas”."

Modesto Roldán




"ROLDAN pone "geometría  apasionadas en sus perspectivas. y pone una pasión geomtrizada en sus desnudos. El delicado equilibrio entre la curva y la recta, el conocimiento de que su caos, es, no solo "sagrado". sino perfectible como tal caos, la lucha entre el ángel que atraviesa os cuerpos y el demonio frío (hoy el infierno es la Nada) y el de la geometría que los enclaustra , o de la que nacen, es toda la clave-llave para comprender su obra, para entrar en el ámbito de su batalla.

Roldán anima y recama el vello femenino como un astrónomo dibuja una galaxia o un renacentista ilustraba un cáliz, Roldán es un Cellini pasado por el surrealismo.

Cellini es un Roldán pasado por las Vírgenes barrocas, manieristas y sensuales de Andalucía. Roldán es el último raro de Rubén y el primero del surrealismo. Roldán es el orfebre de los sueños y el orífice de ese delicado metal que se forja en la soledad de los cuerpos.

Roldán, Modesto, es la sensualidad Baudelaire corregida por la salud del Louvre. Pura contradicción, como la rosa de Rilke,tensión interior del cuadro, mano maestra de un loco que cada día razona mejor, pinta mejor, muere mejor"



Fracisco UMBRAL


Comentarios

Entradas populares de este blog

La obra de Maurits Cornelis Escher ha interesado a muchos matemáticos.